Recuérdame

En ese momento he comprendido por qué los recuerdos son tan importantes. Por qué cosas como las canciones y los lugares son tan importantes. Un parque, un banco, una habitación, una escalera… no son más que soportes, puntos de anclaje a los cuáles atar nuestra memoria, lugares en los que colgar esos recuerdos que sólo nosotros conocemos. Que sólo nosotros podemos ver. Son pequeños universos cerrados que se multiplican cada vez que alguien ama a otra persona, cada vez que alguien odia a otra persona, cada vez que alguien se besa o se hiere o simplemente cada vez que alguien hace suyo ese lugar sin darse apenas cuenta, a través de la rutina y la inconsciencia.

Es por eso que cada vez que miro a través de una ventana, cada vez que observo la pared de ese edificio, o la superficie de ese banco castigado por las pintadas de un adolescente, no puedo evitar pensar en todos esos recuerdos, todas esas sensaciones atrapadas en la madera y en el cemento, todas y cada una de esas intimidades invisibles a todos los ojos menos a aquellos que las vieron nacer.

Imagino que tal vez por eso los recuerdos son tan importantes para mí. Porque nos hablan de lo que fuimos, de lo que somos. Porque nos impulsan a seguir, porque buscan compañeros, porque no quieren estar solos. Porque los recuerdos son sólo el reflejo de un futuro que no fue, el matiz de una sensación, el acto de una potencialidad todavía por realizar.

Son todo eso y son más.

Por eso creo que el acto de aprecio más grande que existe es el recuerdo. Recordar a esa persona que te hizo ser un poco más. Recordar todo el dolor y todo el afecto, ambos por igual y sin excepción. Recordar que una vez fuiste por esa persona, y esa persona fue por ti. Recordar esa parte de ti que es suya, y esa parte suya que probablemente nunca sabrá que todavía guardas.

Porque eso es el recuerdo. Son las piezas que nos forman, cada átomo de cada grano de arena de cada fragmento de cada piedra que nos compone. Recordar a alguien es permitirle formar parte de ti. Formar parte de tus debilidades, de tus fortalezas, de tus sueños y de tus miedos. De tu futuro.

Es por esa razón que puedo decir que les recordaré. Las recordaré a ellas, y les recordaré a ellos, recordaré todo lo que me dieron y lo que me permitieron ser. Llevaré conmigo cada pequeña parte que no saben que guardo mientras las experiencias me llenan y los recuerdos se acumulan.

Y también te recordaré a ti.

Advertisements

One thought on “Recuérdame

  1. ¡Qué miedo pensar que los recuerdos son tan frágiles! ¡Cuántas cosas bellas habrá que hayamos olvidado! ¿O cuántos otros recuerdos habremos distorsionado?
    A veces, cuando me doy cuenta de que un momento dado tiene esa belleza sutil y particular que suele pasar desapercibida, un brillo casi impreceptible, me digo que no lo voy a olvidar nunca; cierro los ojos apretando con todas mis fuerzas y me digo: -¡Este momento lo recordaré toda la vida!
    Y esto lo he hecho tantas veces que he perdido la cuenta y cada vez que lo vuelvo a hacer me entristezco por todos esos recuerdos perdidos en las arenas del tiempo. Sin embargo, lo bello de los recuerdos sea quizá precisamente eso, que recordamos en ocasiones las cosas más inesperadas y éstas nos sorprenden cualquier día despertando en nuestra mente.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s